Disfunción Eréctil - Fisiología de una erección

10:52:00 AM Rodolfo Villamizar 0 Comments






La disfunción eréctil se define como la incapacidad de activar y mantener una erección del pene para completar una función sexual satisfactoria.

Una erección es el resultado de una interacción compleja entre el sistema nervioso simpático y el parasimpático con la estimulación sensorial local de la zona genital y / o la estimulación mental, visual, táctil, auditiva, olfativa, y / o imaginativa . Las células endoteliales que recubren los vasos sanguíneos del pene, producen óxido nítrico, un gas que dilata los vasos sanguíneos.

El óxido nítrico inicia la producción de otro químico que conduce a la expansión (vasodilatación) de los vasos sanguíneos del pene permitiendo de esta manera aumentar el flujo sanguineo en el cuerpo cavernoso (las dos columnas de tejido esponjoso que se encuentran a lo largo de la parte superior del pene). A medida que el cuerpo cavernoso se llena de sangre,  èste se extiende comprimiendo el sitio principal donde la sangre sale del pene, llamado  vénulas sub tunicales. Esta compresión causa resistencia al flujo sanguíneo del pene o la captura de la sangre en el cuerpo cavernoso (cuerpo corporal) del pene, produciendo una erección firme.

Durante el sueño experimentamos movimientos oculares rápidos (REM), donde predomina el sistema nervioso parasimpático el cual normalmente desencadena una erección nocturna.
La estimulación del sistema simpático, por el contrario funciona en dirección opuesta, manteniendo el pene en un estado flácido. El sistema nervioso simpático puede ser estimulado por el estrés, el ejercicio, y las bajas temperaturas.

Causas de la disfunción eréctil.
La disfunción eréctil puede tener dos causas, psicológicas y orgánicas (físiologica). En esta última pueden implicar diversas patologías corporales o los efectos de medicamentos o el alcohol. Además, la disfunción eréctil puede ser solo el síntoma de un nùmero de enfermedades, incluyendo enfermedades cardiovasculares.
En los casos de disfunción eréctil psicológica, muy a menudo esta condición está relacionada con depresión, ansiedad, enfermedades psiquiátricas, problemas conyugales o de pareja, dificultades financieras, miedo, estrès y ansiedad de no poder cumplir.

La disfunción eréctil fisica, puede tener numerosas causas: la edad puede ser un factor de riesgo importante, especialmente en hombres mayores. Esto puede ser debido, a causas vasculares cuando se interrumpe el flujo de sangre hacia y desde el pene. Condiciones médicas tales como enfermedades cardiovasculares (aterosclerosis, o endurecimiento de las arterias, así como la hipertensión y niveles altos de colesterol) y diabetes puede conducir a una disfunción  vascular. Lesiones en el pene, una cirugía en el área pélvica o abdominal también pueden causar una reducción del flujo sanguíneo hacia el pene y causar la disfunción eréctil. El cigarrillo es un factor adicional que puede reducir el flujo sanguíneo genital indirectamente al acentuar los efectos de otros factores de riesgo tales como enfermedades cardiovasculares e hipertensión.

La disfunción eréctil orgánica también puede tener causas neurales. Trastornos tales como apoplejía (STROKE), esclerosis múltiple, Parkinson, lesión de la médula espinal y, de nuevo, la diabetes puede conducir a daños en los nervios y afectar  la estimulación sexual. Es también común en los hombres que han recibido tratamiento quirúrgico debido al agrandamiento de la próstata o cáncer de próstata.

Deficiencias o desequilibrios hormonales  son otros componentes importantes de la disfunción eréctil orgánica. Una alteración de la glándula pituitaria, en hombres mayores, puede conducir a la disminución de la producción de andrógenos suprarrenales y gonadales, que contribuyen al desarrollo de disfunción eréctil. Tambien bajos niveles de hormonas como la testosterona, dehidroepiandrosterona (DHEA), pregnenolona ​​y la tiroide, pueden contribuir a la disfunción eréctil.

Finalmente, algunos medicamentos pueden contribuir a la disfunción eréctil orgánica. El consumo excesivo de alcohol puede afectar negativamente la función sexual. 


Las enfermedades cardiovasculares son el 80% de los casos de disfunción eréctil.
La aterosclerosis es la enfermedad vascular más común que impide el flujo de sangre al pene.
Las enfermedades cardiovasculares y la hipertensión arterial contribuyen a la disfunción endotelial, que es el mecanismo más común que contribuye a la disfunción eréctil.

Causas relacionada con la edad
La disminución de los niveles hormonales (por ejemplo, la testosterona y dehidroepiandrosterona
[DHEA]) esta asociada con la disfunción eréctil.
La diabetes puede interferir con el flujo sanguíneo en el pene y dañar los nervios del pene, lo cual conduce a la disfunción eréctil.

La disminución de las fibras elásticas del pene también contribuye a la disfunción eréctil.

Disfunción eréctil y Hormonas.
La testosterona
Muchos aspectos de la función sexual masculina dependen de hormonas masculinas (andrógenos) como la testosterona. La testosterona ayuda a apoyar la producción de óxido nítrico pero también ayuda a mantener el libido.

El 95% de testosterona se produce en los testículos y el resto en las glándulas adrenales y el colesterol del hígado.

La Composicion del semen es 5% esperma + fructosa + enzymas proteolíticas + 30% de fluido prostático.

Entrando en un area un poco mas tècnica, los bajos niveles de testosterona es la principal razòn por la cual se pierde la capacidad de control del Phosphodiesterase5 (PDE5). Inhibidores de PDE5 (por ejemplo, Viagra y Cialis ®), son medicamentos que retardan el deterioro del cGMP produciendo una erecciòn duradera.

Fosfodiesterasa tipo 5 (PDE5)
Los medicamentos utilizados para tratar la disfunción eréctil, como sildenafil (Viagra), vardenafil (Levitra) y tadalafil (Cialis), mejoran la función eréctil mediante la inhibición de la enzima PDE5, lo que permite una erección que persista. Sin embargo, aproximadamente un tercio de los hombres con disfunción eréctil no responden a inhibidores de PDE5. Los hombres cuya disfunción eréctil no se mejora mediante inhibidores de PDE5 pueden tener niveles bajos de testosterona.

El mantenimiento de niveles óptimos de testosterona no sólo es importante para la función sexual, sino también para la salud cardiovascular. 

DHEA
La dehidroepiandrosterona (DHEA) es un precursor de la testosterona. Al igual que la testosterona, el envejecimiento está asociado con niveles disminuidos de DHEA. Los niveles circulantes de DHEA pueden
disminuir hasta en un 80% a partir de los 25 años. Los niveles bajos de DHEA se han relacionado con la disfunción eréctil. Los niveles normales de la hormona DHEA pueden mejorar el rendimiento sexual, la función orgásmica, el deseo sexual, la satisfacción del acto sexual y la satisfacción general en algunos hombres.

Inhibidores de aromatasa, Restauración de testosterona, y  Balance Testosterona / estrógeno
Los médicos versados ​​en la restauración de la hormona masculina saben que la administración exógena de testosterona puede aumentar los niveles de estrógenos en hombres de edad avanzada (estradiol), en particular los hombres de edad avanzada con cantidades significativas de grasa visceral. La conversión de testosterona en estrógenos se llama aromatización y está mediada por una enzima llamada aromatasa. Inhibidores de la aromatasa (por ejemplo, anastrozol [Arimidex ®]) son fármacos que inhiben la actividad de la enzima aromatasa, lo que reduce la cantidad de testosterona convertida en estradiol.

Cuando se utiliza simultáneamente con la administración de suplementos de testosterona, inhibidores de la aromatasa permiten que los niveles de testosterona se eleven sin haberse convertido en un exceso de estrógeno. Los informes sugieren que la terapia con inhibidores de la aromatasa puede mejorar la función sexual en los hombres.

El mantenimiento del equilibrio testosterona / estrógenos saludable tiene otras implicaciones importantes para los hombres de edad avanzada. 

Nota. Si usted desea mas informaciòn detallada relacionada con esta publicaciòn puede contactarnos a traves de este medio o escribanos a nuestro correo electronico seguidoresterapiagerson@hotmail.com

Información de seguridad y exención de responsabilidad
Esta información (y cualquier material adjunto) no pretende sustituir la atención o consejo de un médico o profesional de la salud calificado. Cualquier persona que desee practicar una dieta, medicamentos, ejercicio, o cualquier otro cambio de estilo de vida destinada a prevenir o tratar una enfermedad o condición específica debe primero consultar y obtener la autorización de un médico o profesional de la salud calificado. Las mujeres embarazadas en particular, deberían buscar el consejo de un médico antes de usar cualquier protocolo publicado en este sitio web. Los protocolos descritos en este sitio web son sólo para adultos, a menos que se especifique lo contrario.  El lector asume el riesgo de lesiones. Los autores y editores, sus afiliados y cesionarios no son responsables de cualquier daño y / o daños a personas derivadas del presente protocolo y renuncian explícitamente la responsabilidad de los efectos adversos derivados de la utilización de la información contenida en el presente documento.

Los protocolos plantean muchas cuestiones que están sujetas a cambiar a medida que surgen nuevos datos. Ninguno de los regímenes de protocolo sugerido puede garantizar beneficios para la salud. El editor no ha realizado una verificación independiente de los datos contenidos en este documento, y expresamente la responsabilidad por cualquier error en la literatura.

Referencias
Berookhim BM, Bar-Chama N. Medical implications of erectile dysfunction. Med Clin North Am. 2011;95(1):213-221.
Burnett A. (2011) Chapter 24: Evaluation and Management of Erectile Dysfunction (pg 721). In: Wein A. (Ed.), Campbell-Walsh Urology (10th ed). Saunders, An Imprint of Elsevier.
Cattabiani C, Basaria S, Ceda GP, Luci M, Vignali A, Lauretani F, . . . Maggio M. Relationship between testosterone deficiency and cardiovascular risk and mortality in adult men. Journal of endocrinological investigation. Jan 2012;35(1):104-120.
Cavallini G, Caracciolo S, Vitali G, Modenini F, Biagiotti G. Carnitine versus androgen administration in the treatment of sexual dysfunction, depressed mood, and fatigue associated with male aging. Urology. 2004;63(4):641-646.
Cellerino A, Jannini EA. Why humans need type 5 phosphodiesterase inhibitors. Int J Androl. 2005;2:14-17.
Chung E, Brock GB. Emerging and novel therapeutic approaches in the treatment of male erectile dysfunction.CurrUrol Rep. 2011;12(6):432-43.
Cohen AJ, Bartlik B. Ginkgo biloba for antidepressant-induced sexual dysfunction. J Sex Marital Ther. 1998;24(2):139-143.
Costabile RA, Mammen T, Hwang K.An overview and expert opinion on the use of alprostadil in the treatment of sexual dysfunction.Expert opinion on pharmacotherapy. Jun 2008;9(8):1421-1429.
de Andrade E, de Mesquita AA, Claro Jde A, et al. Study of the efficacy of Korean Red Ginseng in the treatment of erectile dysfunction. Asian J Androl. 2007;9(2):241-244.
Dinsmore WW. Available and future treatments for erectile dysfunction.Clin Cornerstone. 2005;7(1):37-45.
EBDR (European Bulletin of Drug Research). 2005;13(1): 7–13.
Ernst E, Pittler MH. Yohimbine for erectile dysfunction: a systematic review and meta-analysis of randomized clinical trials. J Urol. 1998;159(2):433-436.
Ernst E, Posadzki P, Lee MS. Complementary and alternative medicine (CAM) for sexual dysfunction and erectile dysfunction in older men and women: an overview of systematic reviews. Maturitas. 2011;70(1):37-41.
Ewane KA, Lin HC, Wang R. Should patients with erectile dysfunction be evaluated for cardiovascular disease? Asian J Androl. 2012;14(1):138-144.
Feldman HA, Goldstein I, Hatzichristou DG, Krane RJ, McKinlay JB. Impotence and its medical and psychosocial correlates: results of the Massachusetts Male Aging Study. The Journal of urology. Jan 1994;151(1):54-61.
Fortney L. (2012) Chapter 60: Erectile Dysfunction (pg 560). In: Rakel D. (Ed.), Integrative Medicine (3rd ed). Saunders, An Imprint of Elsevier.
Gandaglia G, Salonia A, Passoni N, Montorsi P, Briganti A, Montorsi F. Erectile dysfunction as a cardiovascular risk factor in patients with diabetes. Endocrine. Sep 5 2012.
Garcia-Cruz E, Piqueras M, Gosalbez D, Perez-Marquez M, Peri L, Izquierdo L, . . . Alcaraz A. [Erectile dysfunction and its severity are related to the number of cardiovascular risk factors]. Actasurologicasespanolas. May 2012;36(5):291-295.
Gentile V, Antonini G, AntonellaBertozzi M, et al. Effect of propionyl-L-carnitine, L-arginine and nicotinic acid on the efficacy of vardenafil in the treatment of erectile dysfunction in diabetes.Curr Med Res Opin. 2009;25(9):2223-8.
Gentile V, Vicini P, Prigiotti G, Koverech A, Di Silverio F. Preliminary observations on the use of propionyl-L-carnitine in combination with sildenafil in patients with erectile dysfunction and diabetes. Curr Med Res Opin. 2004;20(9):1377-1384.
Gianfrilli D, Lauretta R, Di Dato C, et al. Propionyl-L-carnitine, L-arginine and niacin in sexual medicine: a nutraceutical approach to erectile dysfunction. Andrologia. 2012;1:600-604.
Giles TD. Aspects of nitric oxide in health and disease: a focus on hypertension and cardiovascular disease. J ClinHypertens. 2006;8(12 Suppl 4):2-16.
Ginsberg TB. Male sexuality.ClinGeriatr Med. 2010;26(2):185-195.
Giugliano F, Maiorino MI, Bellastella G, et al. Adherence to Mediterranean diet and erectile dysfunction in men with type 2 diabetes. J Sex Med. 2010;7(5):1911-1917.
Gonzales GF, Cordova A, Vega K, et al. Effect of Lepidiummeyenii (MACA) on sexual desire and its absent relationship with serum testosterone levels in adult healthy men. Andrologia. 2002;34(6):367-372.
Gruenwald I, Appel B, Vardi Y. Low-intensity extracorporeal shock wave therapy--a novel effective treatment for erectile dysfunction in severe ED patients who respond poorly to PDE5 inhibitor therapy. The journal of sexual medicine. Jan 2012;9(1):259-264.










Tambien podria gustarte:

0 comments :